Reflexiones

Lo bueno, lo malo y lo bonito del 2018.

Un año de crecimiento personal.

Un año en el que me desconecté de redes sociales y me conecté con mi intuición para recordar lo que es importante para mí y la vida que quiero vivir.

No sé si ha sido “el mejor año”, pero sí el más transformador hasta hoy.



Renovación

Desde el 2016, inspirada en este video, elijo un tema para el año que me ayuda a definir prioridades, metas y acciones a tomar.

El tema del 2017 fue acción, mi problema en 2016 era que pensaba demasiado las cosas antes de hacerlas (y a veces aún lo hago). Así que en 2017 el objetivo era moverse, ejecutar, accionar. Enfrenté varios retos en lo personal y profesional pero yo estaba enfocada en actuar. Me sentía orgullosa de mis logros y agradecida por todo lo aprendido, estaba consiente de que había espacio para mejorar, porque tomé acción en 2017, avancé mucho, pero actué sin importar cómo ni cuál fuera el precio.

¿Conoces esa sensación cuando estás muy sucio o sudado, de darte un baño para sentirte limpio y oler rico? Bueno, así me sentía, solo que con temas como, finanzas personales, salud física, relaciones, desarrollo personal, salud mental, hábitos, mis proyectos. Las percibía sucias, desordenadas, sin pies ni cabeza. Y claro, eso me hacía sentir muy agobiada y ansiosa sin cesar, ese se había vuelto mi estado anímico por defecto.

No podía concentrarme durante periodos largos de tiempo, resistente a esperar satisfacción inmediata de corto plazo, quejumbrosa, insatisfecha, no puse mucha atención a mi salud y hábitos, tenía constantes migrañas y otros dolores, mis amigos y familia estaban alejados de mí, no tenía idea de que ocurría en sus vidas ni ellos en la mía, y nada de eso me gustaba ni se sentía acorde conmigo. Así que aprovechando que me sentía rápida y ágil, decidí tomar acción enfocada en mí y en mi “Yo del Futuro” (YdF).

Era 31 de Diciembre, noche vieja en un cuarto blanco y el clima caluroso de Cancún, el momento perfecto para comenzar y la palabra sería renovación.

De acuerdo con el diccionario,

Renovar

  1. Restaurar a buen estado; Hacer nuevo o como si estuviera nuevo otra vez; reparar.
  2. Revitalizar; refrescar; reanimar.

Necesitaba hacer un famoso “borrón y cuenta nueva” y comenzaría por lo que más estaba distrayéndome. Redes sociales.

Desintoxicación

Estando en el aeropuerto, camino a Cancún, noté como todos iban de prisa, concentrados o distraídos pero siempre con el celular. Conectando, conectados, ON. Decidí llevármela leve con el cel. No quería estar así de conectada y no disfrutar de los paisajes, el silencio y la buena compañía que me esperaba en las próximas semanas. Quería estar OFF, para poder estar ON y dejar de publicar y consumir en redes sociales parecía factible.

El último proyecto en que colaboré, que pausó al final del año, requería que estuviera conectada casi todo el tiempo. Los negocios en línea te hacen eso, si no tienes límites claros, el servicio al cliente, los pagos, el branding, el contenido, y todo lo demás te mantiene conectado a las plataformas y por lo tanto un poco desconectado del mundo offline.

How you do anything is how you do everything.

Ryan Holiday

Y no estoy diciendo que redes sociales era la única y más grande razón de mis problemas, pero si fue un primer logro para todo lo que tenía que conseguir durante el año. Como el KonMari Method, cuando tienes que iniciar por lo mas fácil (la ropa), yo comencé por las redes sociales.

Desconectarme para poder regresar a conectar con intención.

Al final del viaje. Me sentía menos ansiosa, pasaba menos tiempo tonteando en el celular sin objetivo alguno. Se volvió en un reto para 1 mes, después 3 meses, 6 meses y terminó siendo durante casi todo el año.

Vacaciones

Sin redes sociales pude disfrutarlo al máximo, pues no había nada que probar.

Irnos de vacaciones fue el reto de 2017, y lo hicimos hasta el último día del año, literal. Mike y yo somos algo intensos con el trabajo, pero una vez que todo parecía estar en orden, dejamos de posponer y nos lanzamos.

Dormimos hasta tarde, estuvimos en la playa, comimos delicioso, paseamos, fuimos a shows, a la tirolesa, hasta nos dieron un masaje. Definitivamente el poder de darse un descanso es tan importante como el poder trabajar intensamente.

Burnout

TEDx Parque Viveros, Nuevo Laredo, México.

Regresé a la vida laboral, principio de año y recargada de energía. Decidí que sin importar la situación, siempre podía elegir dar la mejor versión de mí. Asistí al primer TEDx de Mike Nieva, y continué mi trabajo en VERSE Technology, viajé a Miami a un evento con la empresa. Y al finalizar el evento tuve unos días libres en Miami.

¿Qué hice? No tanto como me hubiera gustado. Me sentía ansiosa, desenfocada. ¡Pero ya no estaba en redes sociales! Bueno pues, ahora había llenado ese espacio de distracción que dejaron las redes sociales con trabajo. The oldest trick in the book.

En ese espacio de mini-vacaciones que tuve donde ahora nos quedamos mi soledad y yo, caí en cuenta cuanto de mi energía estaba enfocada hacia el trabajo. Estaba en modo ON. Estaba conectada y no podía desconectarme de este tan fácil como borrar apps de mi teléfono. Tomó todo de mí para darme cuenta que esto era workaholism. Se sentía como una adicción. Mal.

Bayside Marketplace, Miami, FL.

Al final si logré pasear bastante, porque siempre había querido ir a Miami y no dejaría pasar la oportunidad de explorarla un poco.

No fue sencillo.

En ese momento me di cuenta que necesitaba hacerme consiente de lo que me estaba pasando y necesitaba llegar a la raíz del problema… en cuanto tuviera tiempo. Porque ya saben, al siguiente día era lunes y tenía una larga lista de tareas que hacer.

Nunca se pone más oscuro que cuándo va a amanecer.

Dicho Popular

Pues se puso más oscuro.

Estaba inquieta y ahora que la curiosidad de saber por qué me sentía así y qué podría hacer para cambiarlo estaba encendida todo el tiempo. Sentía que estaba anestesiada pero mi mente brincando de un lado a otro buscando respuestas. Comencé a recordar las cosas que siempre había dicho que me gustaría hacer y comencé a cuestionar por primera vez en varios meses casi años, ¿por qué no?

También notaba mis hábitos, yo lo intentaba pero no dejaba de enfermarme, sentirme cansada todo el tiempo, malhumorada, quejumbrosa. Terrible. Yo podía ver en quién me estaba convirtiendo y no me gustaba para nada, necesitaba hacer algo ya.

Todo este aguantar, explotó. Crisis existencial Bum!

Hice un plan.

Con ABC porque uno nunca sabe. Y listo.

Me comencé a sentir emocionada por ello, no pasaron ni 15 días cuando decidí adelantar todo el timeline. ¿Por qué esperar hasta diciembre? ¿Hasta el próximo año? ¿Hasta el final del verano? La verdad es que si hay varias razones pero veo adelante y me da miedo, pero veo hacia atrás y veo que hice lo que tenía que hacer.

Growth AF

Renuncié a mi trabajo. Todo bien. Todo tranquilo. Dejé todo lo que tenía que dejar listo.

Mi plan no era tanto un plan, por primera vez después de casi siempre hacer lo correcto y ser súper responsable, decidí que necesitaba un break. Pero de verdad.

Recordé las preguntas de the four hour week.

“How has being “responsible” kept you from the life you want?

How has doing what you “should” resulted in subpar experiences or regret for not having don something else?

No podía dejar que ser responsable con los demás estuviera por encima de mi responsabilidad conmigo misma. Nadie iba a venir a resolver todo para mí, yo tenía que resolverlo y era muy simple, pero no iba a ser sencillo.

Ocurrieron muchas cosas…

Pero lo más importante fue que pude dar un paso atrás y ver qué elijo llevar conmigo y que elijo dejar ir.

Noté ciertos patrones de comportamiento que tengo, cuando estoy creativa, cuando estoy enfocada, cuando comienzo a dudar, cuando comienzo a procrastinar, cuando la ansiedad se presenta. Te lo estoy contando en unos párrafos pero esas semanas dolieron.

Por un momento te sientes un fraude profesional, otro el ser más libre del universo, otro ansioso por no actuar, otro tranquilo y sereno por hacer introspección. Descubres cosas, sobre ti, sobre tu vida y sobre los demás porque ahora ya estás suficientemente consiente para notarlo, para encontrar verdades, que no siempre se sienten bien pero son necesarias para crecer.

Yo no tenía idea de lo que encontraría al darme ese espacio pero mi intuición me lo pedía, y fue transformador.

No reason to stay is a good reason to go.

Camila Cabello, Something’s gotta give.

Después de estas bellas semanas ya sabía que quería, y por qué, ahora solo tenía que ir a encontrar los cómo, cuándo y dónde. Nada más.

Back on track

Ahora que veo atrás, me doy cuenta lo mucho que necesité saber qué pasaba conmigo. A veces nos perdemos y necesitamos re-encontrarnos. Está bien.

Regresando a la CDMX, comenzamos a toda marca a retomar el proyecto Power Branders, sobre marca personal. Y ahora con mi enfoque completo podíamos comenzar a definir qué era exactamente lo que buscabamos lograr con este proyecto.

Asistimos al Personal Branding Experience 2018 en Puebla y conocimos más de la industria, lo que se está haciendo y los principales puntos de dolor de la misma. Esto nos permitió crear el curso en línea, Fundamentos de Marca Personal, que ya está disponible gratis en Power Branders’ Club.

Personal Branding Experience 2018 en Puebla, México.

También el último jalón del 2018 trajo el Startup Week y Weekend Sonora. Mi primer a experiencia con estos eventos padrísimos de Techstars y mi primera conferencia oficial. Gracias a Ricardo Valenzuela y su equipo por la invitación.

Acá pude recordar lo maravilloso que son los eventos, el conocer otras ciudades en tu mismo país, y conectar con personas haciendo cosas interesantes en diversas industrias de México. Así como el impacto que tienen en sus comunidades las empresas, eventos e iniciativas que sus miembros promueven.


En conclusión

Muchas veces estamos atados a las etiquetas que nuestro entorno nos ha ido dando a lo largo de nuestra vida y nos olvidamos de ver hacia adentro y encontrar quién en verdad somos y quién queremos llegar a ser.

Honestamente, este año me desconecté porque no estaba segura de nada y todo el ruido exterior me confundía aún más. Mi mejor amiga dice que desaparezco como si me fuera a un retiro y 2018 fue el retiro de retiros.  Sin embargo para mi familia estuve más presente que nunca, y en realidad, al terminar este año me siento mas auténtica que nunca.

Creo que cada etapa tiene sus prioridades y tiempos. 2018 fue el cierre de una etapa y ahora en comienzo a llenar intencionalmente todo el espacio que liberé.

En 2019 voy a conectar intencionalmente con las personas que amo, con las personas cuya energía disfruto, con las personas que me encanta compartir.

Aún percibo cierta ansiedad, frustración, miedo. Pero ya no me asustan, los conozco, sé lo que debo hacer ahora para vivir como quiero vivir. Sé qué es lo que no debo perder de vista, sé quien soy y eso me libera y abre a nuevas oportunidades, proyectos, amigos, historias y experiencias.

Bienvenido 2019.

Y amigos, estoy de vuelta oficialmente en redes sociales. Estaré presente en Instagram, Facebook, Twitter y LinkedIn.


Las lecciones del 2018

  1. Hay mucha fortaleza en ser vulnerable, coherente y honesto.
  2. Todo ocurre para enseñarnos algo y los tiempos son perfectos, aunque en su momento no lo sepamos.
  3. La forma de no estar ansioso es actuando y/o armando un plan.
  4. Done is better than perfect, and you can still do your best.
  5. Siempre hay tiempo para lo que es importante. Las excusas son sólo excusas, si quisiéramos algo, ya lo habríamos hecho.
  6. Es posible consumir contenido de forma intencional, pero no nos hemos educado en eso.
  7. Estamos cambiando constantemente. Así que no podemos pretender conocernos completamente y menos a los demás.
  8. Hay muchas cosas que aún no sabemos, y la emoción de experimentarlas y aprenderlas es parte de lo que mantiene la vida interesante.
  9. Las personas valiosas y cercanas, la verdadera familia, los verdaderos amigos, son pocos. Aquellos con los que puedes ser tú, sin miedo, con los que puedes ser vulnerable. Encuéntralos, identifícalos y agrega valor a ellos cada que puedas. Es la mejor inversión.
  10. Se agradecido. El mundo, la vida, el universo, Dios (en lo que creas), nos ha bendecido mucho, incluso más de lo que te imaginas. Te ha dado regalos que si simplemente cambias tu perspectiva por una de agradecimiento podrás verlas, sentirlas y vivirlas en verdad.
  11. Tu entorno puede percibirte de muchas formas y eso no depende solamente de ti, es una comunicación constante de dos vías. Así que es muy importante que te busques conocer antes de que tu entorno defina quien eres y tú te lo creas.
  12. Siempre puedes aprender cosas nuevas con esfuerzo y constancia. Termina con esas creencias limitantes de que eres “malo” en algo.
  13. Todos tienen una opinión sobre todo. Eso no significa que sea relevante o que debas tomarlas todas enserio.
  14. Dejar ir cosas, personas, ideas, creencias no es fácil, pero es parte de crecer. Tómate tu tiempo y suelta poco a poco. Pero suelta.
  15. Todos somos el villano en la historia de alguien más. No vas a agradar a todos o quedar bien con todos pero lo más importante es que tú estés feliz con la persona que eres hoy.

Ahora cuéntame de ti. ¿Qué aprendiste este 2018 que te servirá en 2019?

También deberías leer...

Deja un comentario