Retos

Día 28. No cumplí el reto. Esto fue lo que pasó…

There’s no more excuses to create. Or to start. Or to keep going.

Hoy terminé de leer The War of Art de Steven Pressfield (gracias Laura Pio por la recomendación) y en el habla de por qué creamos (sea lo que sea). Por quedar bien y ser parte de una jerarquía (social, profesional, etc.) o porque hay algo más grande, algo más fuerte, un territorio que se permite conquistar y que quieres conquistar por ti, para ti y para brindar algo al mundo, para crear. 

Eso me animó a escribir hoy y a publicar en Instagram mi primera foto desde que hice el súper detox de 2018. Le había estado dando tantas vueltas a qué subir, pensando qué se vería bien, qué iría con un post del blog, etcétera, etcétera. Pensándolo demasiado, postergándolo, me estaba resistiendo; la creación estaba ahí, mi musa me lo estaba gritando prácticamente hoy, así que sentí el llamado, sentí el impulso y lo seguí. 

Nota mental, es mejor ser valiente que perfecta. 

. . . 

El detonante final además de ese hermoso libro fue mi sesión de psicoterapia del día de hoy. No sabía si compartir esto o no pero ahorita realmente no lo estoy pensando demasiado, no quiero pensar esto demasiado, solo quiero decirte que tomar terapia esta increíble. 

Creo que así como vamos al dentista cada determinado tiempo deberíamos darle el mismo cuidado y mantenimiento a nuestra mente, a nuestras emociones. Ir a terapia no es de locos. Repito. No es de locos. Está siendo una de mis experiencias favoritas, y tal vez no sea así para siempre pero ¿por qué no averiguarlo por ti mismo? Ver las cosas desde nuevas perspectivas, con nuevos lentes o con viejos lentes. Es asombroso. Y también doloroso, no te puedo engañar, pero vale la pena.

. . .

Hoy mientras venía en un largo recorrido en auto, como los suele haber en la Ciudad de México pensaba que hoy se termina el mes y que el día uno hice una promesa. Dije que escribiría todos los días, como lo hice en 2017. Investigué, hice un calendario de contenido, escribí un post y me lancé. 

Pero llegó el día dos y nomás no encontraba cómo (y no era falta de tiempo). El problema es que no estaba realmente conectada con ese reto, no me parecía un reto porque ya lo había hecho en 2017 y sinceramente no le veía pies ni cabeza pero, “tenía sentido” que formara parte de mi marca y comenzar a hacerlo continuamente para impactar en más personas (incluyéndome) como ocurrió en 2017. 

Es una buena idea, solo que no hizo clic esta vez.

Y así a simple vista y con mis lentes oscuros de persona súper exigente, podría decir que Febrero fue un fracaso, porque no hice lo que dije que iba a hacer. 

Pero, ¿realmente fue un fracaso no hacer el reto? Mi atención no estuvo ahí. pero pase días fabulosos con mi mejor amiga, paseando, conociendo la ciudad y tomando fotos (algo que ya había olvidado que disfruto hacer solo por hacer, no porque alguien espere algo de mí o tenga que buscar convertirlo en un producto). 

Este mes disfrute esas actividades, además comencé a tomar psicoterapia por primera vez, algo que estaba en mi wishlist desde algunos meses, y obtuve el sí para integrarme en una empresa que me encanta, me inscribí a b-school (el entrenamiento en línea de Marie Forleo). Retomé el hacer ejercicio, modifiqué mi rutina de sueño y pasé de despertar rudamente y cansada a despertar temprano, llena de energía y sin despertador (como me encanta), así que realmente no fue un fracaso ¿o sí? 

Febrero me llenó de esperanza, de brillo, de paciencia, de libertad. 

Y entiendo que si no hice el reto es porque me estaba preocupando por crear algo que se alineará, algo que tuviera coherencia con mis temáticas y no por crear lo que me naciera (como fue en 2017). NO está mal escribir con un calendario editorial o “por encargo”, pero tal vez ese aún no es mi ideal, tal vez nunca lo sea o tal vez el próximo mes lo haga y fluya como agua. No lo sé. Pero hoy se siente forzado. Y a fuerza ni los zapatos entran.

No me estoy excusando, ni disculpando. Estuvo bien, así era como tenía que ser. 

Tenía que decir que lo iba a hacer y luego no hacerlo para entenderlo. 

Definitivamente seguiré creando y compartiendo.
Bare with me. 
Este barco encontrará su camino y mientras tanto disfrutemos la vista. 

* * *
Día 28.

También deberías leer...

Deja un comentario